sábado, 25 de mayo de 2019

ALBERTO UNDIANO HA DICHO ADIÓS EN PLENAS FACULTADES CON UNA BRILLANTE ACTUACIÓN

- Impecable actuación, en plena forma física a pesar de los 45 años que le obligan a  colgar el silbato.

- Todas las autoridades presentes en el palco le felicitaron y el Rey tuvo un aparte cariñoso con el árbitro navarro en su despedida.

Alberto Undiano Mallenco (Pamplona, 1973) ha colgado hoy el silbato a los 45 años dirigiendo la final de Copa del Rey entre Valencia y Barcelona. El partido por el título hace el número 48 que el navarro ha dirigido en el torneo del KO y su tercera final. Ha sido el colofón a una extensa carrera nacional e internacional. A sus cifras en competiciones domésticas hay que sumarle el récord de partidos dirigidos en Primera División con 348 encuentros repartidos entre 19 temporadas, así como tres Supercopas de España: Barcelona-Betis en 2005-06, Real Madrid-Sevilla en 2007-08 y Atlético de Madrid-Barcelona en 2013-14.
Curiosamente, ya arbitró a ambos equipos en sus anteriores dos finales coperas: el Valencia-Getafe de la temporada 2007-08 y el Barcelona-Real Madrid del curso 2010-11, con diferente desenlace para cada uno de los equipos que se han enfrentado en su último partido. Resultado tan positivo como inesperado para los chés, que alzaron su séptima Copa tras vencer por 3 a 1 ante los azulones para poner punto y final a la convulsa temporada con Koeman en el banquillo. Por su parte, el Barcelona guarda peor recuerdo:porque cayeron por la mínima ante el Real Madrid de Mourinho en Mestalla, dándole su primer título como blanco a Cristiano Ronaldo; aquel día, el arbitraje de Undiano Mallenco fue muy señalado por los catalanes, especialmente por un gol anulado a Pedro por un fuera de juego muy justo.

viernes, 24 de mayo de 2019

RONDALLA YOAR, ESPECIALISTAS EN HACER FELICES A LOS MAYORES


Miguel Gainza es director de la rondalla Yoar. El grupo nació hace 20 años con 28 voces e instrumentos. Hoy son 36 y suman cerca de 30 conciertos.

"Poco antes del concierto vi en la sala a una persona en silla de ruedas, como dormida, cabizbaja. Cuando empezamos a cantar y sonaron los instrumentos despertó. Movía los labios, como si cantara de algún modo con nosotros. Sonreía”. La escena sucedió hace un tiempo impreciso en alguna residencia de ancianos de Pamplona. Para quien lo cuenta, Miguel Gainza, debió ser un momento mágico, de esos con mariposas en el estómago. “Hacer felices a los abuelos es lo mejor de todo esto”, desnuda su sentimiento el director de larondalla Yoar. La forman una treintena de jubilados, de entre 63 y 86 años. Estos días viven su temporada “altísima” con la agenda llena de citas de cara a San Fermín. Pero antes tienen  una cita histórica en su trayectoria: debutan en el teatro Gayarre  el domingo 9 de junio en la XVIII Concentración de Rondallas junto a grupos como “Rondalla Armonía” de El Vergel, “Cantando en el  tiempo” de Pamplona, “Rondalla guitarras” de Olite, la “Rondalla de Zizur” y la “Orquesta Deleite” de pulso y púa, que se desplazará de Santa Cruz de la Zarza (Toledo).
“Hace poco fuimos teloneros de Puro Relajo. Eso ya es mucho”, confiesa Miguel Giainza. Fue en Burlada, en un encuentro benéfico para Caritas. Lleva tres años como director del coro. Otros cuatro largos cantando en él. “No tengo formación musical, dicen que oído sí. Toco el acordeón y, bueno, nos vamos apañando”, explica cómo cogió la batuta del grupo. “Lo elegimos entre todos, es muy buena persona. A veces nos riñe un poco, pero bueno”, interviene Elvira Valdemoros Garde. Acaba de cumplir 84 años y es una de las veteranas del grupo. Recuerda que iniciaron la andadura en noviembre de 1998, hace ahora veinte años, desde marzo de 1999, ya con estatutos. Eran 28 personas, veinte hombres y ocho mujeres, entre voces e instrumentos. Quedan cuatro de aquellos. Elvira es una. “Seguiré hasta que no pueda más”, afirma contundente.




Recuerda aquellos años en que cantaban mañana y tarde en Navidad y lo mismo en Sanfermines. Ahora han echado algo el freno. No es que a Elvira y a sus compañeros les falten ganas. Esas no han mermado. Pero es complicado llegar a todo. Gainza sostiene que también ellos deben conciliar. “La Navidad es familiar y, al final, si estás todo el día fuera no ves a los tuyos, no sé...”, trata de encontrar el equilibrio.
Hoy integran la rondalla 36 personas, mitad de hombres y mujeres en las voces, y en la decena de instrumentistas, dos féminas, una con la guitarra, y otra con el acordeón. Hace unas semanas anunciaron en la sección de avisos de este diario que buscaban voces femeninas para la rondalla. Ya las han encontrado. “Se presentaron tres”, agradece Miguel y explica que se trata de algo periódico. “Es normal que haya bajas, por enfermedad, porque alguien no lo puede compaginar, o porque no está a gusto o no se adapta. Pero los huecos se cubren pronto”, subraya la cantera.
Yoar es la asociación de jubilados más numerosa de Navarra. Con sede en la calle Arrieta de Pamplona, suman más de 5.600 socios y ofrecen distintas actividades deportivas, culturales, o de formación. La rondalla, precisa Miguel Gainza, “es solo una pequeña parte” dentro de esta amalgama. Pero también es el grupo que lleva el nombre de la entidad por tantos rincones. Ahora sobre todo de Pamplona y la Comarca, hasta hace unos años de distintas localidades de Navarra e incluso de fuera de la Comunidad. “Eran otros tiempos”, valora Gainza, También económicos. Pero nunca han dejado de acudir a las residencias de mayores, ni al psicogeriátrico San Francisco Javier, donde cantaron hace unas semanas, y donde tienen ya rostros conocidos encantados de bailar boleros y rancheras.
El repertorio de la rondalla es diverso, además de los boleros y las rancheras, la canción melódica e incluso jotas, “si hace falta”. La carpeta de las partituras es bien gruesa. Contiene unas 160 oobras, pero al final se quedan en unas veinte por conciertos de una hora, más o menos. “Tenemos de todo, pero casi tiramos más a lo más clásico, a la música de siempre”, cuenta Miguel. Esas notas que, a buen seguro, despiertan recuerdos tal vez aletargados, en algunas personas añejas. “Y a mí me gusta mucho la zarzuela, escucharla, y cantarla si pudiera”, concluye Elvira Valdemoros.

Para el Gayarre han elegido de su repertorio estas dos obras:

-       “Choría chorí” (de Mikel Laboa)
-       “La cruz del olvido” (de José Serrano)

jueves, 23 de mayo de 2019

JORNADA DE CONVIVENCIA DE LA RONDALLA ARMONÍA EN HUARTE CON ANIMADA SOBREMESA


Tras el ensayo de dos horas intensas en El Vergel a las órdenes de Pedro Mari Montoya, comida de confraternización en el Bar Itaroa de la Plaza San Juan de Huarte. Jarretes, ajoarriero carrilleras, bacalao, anchoíllas a la vinagreta... fueron servidos por la chinita Susana, que tiene en Jin, su esposo, un experto cocinero. 
Larga sobremesa amenizada por el genio de la púa que es Carlos Irigoyen, bien secundado por Cantidio, Jesús, Patxi y la voz de Rafa. Una feliz jornada. La lluvia obligó a cobijarse en los porches, tras haber comido en la terraza.
Hubo tiempo para dedicarle una jota a la señora Antonia Maya, madre del anfitrión Paco Ayala.
















miércoles, 22 de mayo de 2019

"CANTANDO EN EL TIEMPO", UN FENÓMENO SOCIAL DE LA MÚSICA EN NAVARRA

El repertorio elegido para el 9 de junio 
en el Teatro Gayarre es el siguiente:
-"El bodeguero" (Richard Egüés)
-"Maitechu mía" (Francisco Alonso)
-"Abba selección" (Benny Anderson)

"El coro es interactivo, porque cantan, 
bailan y hacen expresión corporal"

El coro tiene cinco años de historia. Está formado por 30 personas, de edades comprendidas entre los 25 y los 70 años, que en este tiempo han conseguido fusionar sus voces creando bonitas melodías. Ninguno de los participantes en este grupo tenía experiencia previa en lo que se refiere a canto. Es gente normal y corriente que estaba interesada en cantar con otras personas, y aquí se les dio la posibilidad de trabajar juntos para conseguir crear varias líneas de voz.
La música seleccionada es una mezcla de estilos que aúna sonidos americanos, europeos y africanos. Las canciones son variadas y entretenidas.

Objetivos del Coro

Desde un principio el objetivo fue el de crear un ambiente entretenido entre gente que no tenía conocimientos previos del tema. Para que no se les hiciera pesado se pensó como un coro interactivo. Es decir, no sólamente cantan sino que también hacen expresión corporal y bailan. En realidad es más entretenido y liviano que un coro normal. La experiencia ha sido muy buena a nivel personal. La gente, además, está disfrutando mucho.


Jokin Idoate, el artífice

A los ocho años, comienza  Jokin su formación musical en el Coro de Los Padres Escolapios. De los once a los quince años entra a formar parte del Coro (semi profesional) Escolanía de San Antonio, realizando conciertos en las principales ciudades de España e Italia. También en esos años, en el Conservatorio Pablo Sarasate, estudia Solfeo, Txistu, Clarinete, Armonía, Historia de la Música, Conjunto Coral, Formas Musicales….con los músicos más importantes de Navarra: Luis Morondo, compositor y director de la Coral de Cámara; Saturnino Sorbet, director de La Pamplonesa; Fernando Remacha, compositor sinfónico….
A los dieciséis años, comienza sus actuaciones en diferentes grupos de “música moderna” : Los Goodmens, Los Jóvenes, Los Condes, Los Huesos…
Durante el servicio militar entra a formar parte de La Banda Militar, tocando el clarinete, tanto en marchas militares como en conciertos por diferentes ciudades.
A los veintidós años, estudia la carrera de guitarra clásica, compaginándola con cursos de armonía, recibidos de Aurelio Sagaseta (Maestro de Capilla de La Catedral). También estudia Canto con Juan Eraso (Director de La Coral de Elizondo)
A la vez toca la guitarra eléctrica, el bajo, el clarinete y el saxofón, en la Orquesta "Noche y Día", en la que también realiza los arreglos musicales, teniendo de compañeros a Ramón García (Director del Conservatorio Pablo Sarasate), Ángel Zudaire (Profesor de guitarra clásica), Enrique Arias (Percusionista de la Orquesta Sinfónica de Navarra)….



A los veinticuatro años, forma parte de la Orquesta internacional “Los Batangas” con los que actúa en Luxemburgo.
A continuación sigue con sus estudios de guitarra clásica y se especializa también en guitarra flamenca con Carlos Itoiz.
También imparte clases de guitarra en las monjas francesas de Burlada (Notre Dame) y comienza su carrera artística con la cantante María Ostiz, ganando el festival de La OTI en Acapulco (México)
Al mismo tiempo es el Director Musical del estudio de grabación Tic Tac,
donde dirige y arregla más de veinte discos: Ikastola San Fermín, Escolanía Vedruna, La Pamplonesa, Las Peñas…En el año 1982 abre el primer bar musical de Pamplona: Boulevard Jazz, y forma parte de la Big Band Iruña.
En el año 2008, comienza a dar clases en los Civivox de Pamplona. Con la edad de jujilación cesa en esa actividad y se vuelca en cuerpo y alma en el nuevo grupo creado por él junto con una treintena de alumnos que habian pasado por sus manos en los diversos Civivox en los últimos años. Se instituye una Asociación sin ánimo de lucro y Jokin les dedica todo su tiempo y sabiduria acumulada en formarlos para actuar en escenarios modestos de salida pero como es ambicioso se marcó como reto subir a sus muchachos al Teatro Gayarre como premio a una dedicación altruísta y meritoria.

Un fenómeno social

Jokin tiene una trayectoria de músico de salón, de calle, de grandes escenarios, de tertulias y de copa y canta. Los cinco años acompañando a Maria Ostiz en plena gloria le llevarona recorrer con su guitarra medio mundo , ganar el prestigioso Festival de la OTI, estar un mes a todo capricho invitados por el Presidente Portillo de México, por su simpatía con Navarra, pues sus orígenes los tenía en Caparroso y les quiso premiar por el importante premio conseguido.
Formó parte de la Orquesta del Bouleward Jazz durante 32 años con sus amigos Javier Taberna (batería), Miguel Ángel Oneca (bajo), Miguel Ángel ARmendáriz (guitarra) y el propio Jokin Idoate (teclado), además de otros como Luis Teruel, Carlos David Aznar, Xabi Valencia, Fran Soberas...
Le ha dirigido el Maestro Ibarbia de Radilo Televisión Española. Ha alternado con toda las figuras del momento.


lunes, 20 de mayo de 2019

LA ORQUESTA DE PULSO Y PÚA DELEITE DE SANTA CRUZ DE LA ZARZA (TOLEDO) VISITARÁ EL GAYARRE EL 9 DE JUNIO




La orquesta de pulso y púa Deleite se constituye como tal en el año 1992 siendo su fundador y artífice D. Antonio Loriente Peña. Todo surgió con el fin de promover y difundir la música de instrumentos de púa para la interpretación de la música clásica.

La Orquesta de Pulso y Púa Deleite se forma para profundizar en las raíces de la música puesto que el pueblo, Santa Cruz de la Zarza (Toledo) tiene una gran tradición musical traspasada de padres a hijos, y expresada en las numerosas formaciones musicales que existen en la localidad: banda de música, coros, conjuntos, rondallas, etc.. Esto hizo plantearse a un grupo de personas realizar algo distinto, el estudio de la música para llevar al público los clásicos de todos los tiempos, basados en la interpretación de instrumentos de cuerda, con obras de Tárrega, Granados, Albéniz, Barbieri, Mozart, Vivaldi y un largo etcétera.
En un principio el grupo contaba con siete componentes formados la mayoría en la Escuela de Música de Santa Cruz de la Zarza. Agunos miembros completan sus estudios en el Conservatorio de Campo de Criptana, Aranjuez y en el Conservatorio Superior de Madrid. En la actualidad son catorce los componentes de la orquesta, siete bandurrias, tres laúdes, tres guitarras y una guitarra-bajo, todo ello bajo la dirección de Francisco Javier Ruiz desde 2015, y anteriormente de Miguel Pérez Caballero.


Mi visita a Santa Cruz de la Zarza con recepción del alcalde

La orquesta cuenta con una sección de formación musical basada en clases de solfeo, guitarra, laúd y bandurria y con la que se pueden adquirir los conocimientos necesarios para la integración en la orquesta.

En los tres últimos años han visitado escenarios de Valencia, Córdoba, Granada, Castellón, además de las localidades más próximas de la provincia.

El 9 de junio tienen una cita en el teatro Gayarre que estàn preparando con mucha  ilusión, pues es la primera vez que pisan Pamplona y saben del alto nivel y tradición que gozan los instrumentos de plectro en tierras navarras.
Después de su debut en la capital del viejo reino tienen este atractivo calendario de actuaciones:


21 de septiembre en Almería
16 de octubre en Jaén
9 de Noviembre en Villotas

La Rondalla Armonía  devolverá visita a Santa Cuz de la Zarza como inetercambio cultural en el mes de noviembre con actuación tambièn en la localidad de Yepes, lo mismo que hará a Orquesta Deleite en el Castillo de Marcilla el 8 de junio por la tarde, la víspera del Gayarre.

viernes, 17 de mayo de 2019

ALBERTO UNDIANO SEGUIRÁ VINCULADO AL ARBITRAJE EN TAREAS DE FORMACIÓN DE COLEGIADOS, NO EN EL VAR



Alberto Undiano Mallenco se retira con el récord de partidos arbitrados en Primera (348 con el del domingo), diez clásicos y un Mundial.
"Seguiré vinculado al arbitraje desde otra faceta. Echaré de menos el olor a hierba y a los compañeros"
El domingo dice adiós a 19 años en Primera División. Mira hacia atrás y ¿qué ve?
–Veo a un niño de 13-14 años que un día fue a Berriozar de casualidad, pensando que iba a pitar ese partido y se iba a acabar su relación con el arbitraje y me gustó tanto que ha durado hasta hoy. Aquello podía haber sido un desastre y me podía haber pasado como a mis amigos, que se apuntaron a la vez y lo dejaron. Desde entonces, los ascensos por la Regional, la Preferente y la Tercera fueron muy rápido. Con 21 años estaba en Segunda B. Después Segunda y con 26 años llegué a Primera. Casi 20 años en la máxima categoría, con sus cosas, algunas malas, pero sobre todo buenas. Estoy muy contento con todo.


Se retira porque llega a los 45 años, la edad límite.

–Estos días son mezcla de sensaciones. Estás contento por haber llegado con salud, ganas de entrenar cada día y mucha ilusión, pero por otra vez triste porque se acaba la etapa como árbitro. Seguiré vinculado al mundo del arbitraje, pero será en otra faceta.
¿Se nota la edad físicamente?
"Me hubiera gustado arbitrar un Celtic-Glasgow o un Boca-River, pero no es posible si no eres de allí"
–Todos me advertían que cuando cumpliera los 40 iba a ser duro. En mi caso no ha sido así. No sé si por genética o porque he hecho bien las cosas físicamente, he llegado en uno de mis mejores momentos físicos. He intentado cuidarme, entrenar bien, pero no he sido un obseso de la alimentación. He llegado al final de mi carrera con el mismo peso con el que empecé y con menos porcentaje de grasa. A ver si lo consigo mantener a partir de ahora.
¿Qué le ha dado el arbitraje?
–Todo. Mis padres pensaban que hacía falta estar loco para ser árbitro. Pero ahora sé que me ha dado todo. Llegar a Primera División, ir a un Mundial, arbitrar partidos de Champions... Es tu forma de vida. Me ha permitido conocer países que nunca hubiera visitado, personas y me ha dado la posibilidad de hacer deporte. Pero de lo que más orgulloso estoy es por lo que te ayuda a madurar como persona. Un chico que empieza a arbitrar con 13-14 años se enfrenta a una responsabilidad muy grande. Me veo reflejado en mi sobrino, que ha empezado a arbitrar con 16. El chico que empieza, tiene que salir al campo a pelearse con 22 jugadores, los entrenadores, el público, el del bar que te grita... Tus amigos salen de fiesta y tu partido es el domingo por la mañana y te tienes que quedar en casa... Es difícil. Es una escuela de vida. El chico que juega a fútbol también, pero el árbitro además tiene que redactar un acta, contar todo lo que ha pasado, en tiempo, en forma... Es un acicate muy grande para madurar.
¿Qué va a echar de menos?
–Muchas cosas, y no sólo lo que pasa durante los 90 minutos de un partido. El viaje con los compañeros, la cena del día anterior en la que hablas de todo, el entrenar para preparar el partido... Lo disfrutaré de otra manera.
Si le digo Numancia-Oviedo, ¿qué le viene a la cabeza?
–Fue la ilusión de un niño que empieza a arbitrar y llega a Primera División. El debut en Primera. Me acuerdo perfectamente qué comí, dónde... Y en el momento de salir al campo pensé que en la radio estarían respondiendo a la típica pregunta de "¿Quién arbitra este partido?" y dirían mi nombre. En aquel partido conocía a los jugadores del Numancia, a los que les había pitado la fase de ascenso con el Recreativo, que dirigía Caparrós... Me hizo estar un poco más tranquilo. Además, estaba cerca de casa y fue a verme bastante gente de mi familia, de mis amigos... Fue el inicio de 347 partidos más.
¿En qué ha cambiado como árbitro?
–Creo que he evolucionado. Y eso que el otro día vi un vídeo de un partido que tenía grabado mi padre en Ayegui y, además de cosas que hacía horriblemente mal, me reconocí en algún gesto, cuando reñía a un jugador... Como árbitro eres más maduro, más experto, sabes cuándo parar el partido... y como persona también. Con 26 años no era padre, no era internacional...
Si se tiene que acordar de un momento, supongo que se traslada a Sudáfrica.
–Sí, el arbitraje te da muy buenos momentos, pero el más bonito fue el Alemania-Serbia, el primero que pité en el Mundial. Es la ilusión de tu vida. Hasta entonces lo había visto en la tele, los partidos de la selección... Hasta el fallo de Cardeñosa lo recuerdo siendo yo un pequeñajo... Y de repente te ves en medio. Después el partido empieza y ya no te enteras. Ese es el momento más bonito, junto a las finales de la Copa del Rey. He tenido la suerte de arbitrar dos y es la fiesta del fútbol, el ambiente es muy familiar... de las veces que más he disfrutado.
¿Y qué momento borraría?
–Siempre hay momentos complicados, cuando te equivocas en una decisión importante que ha tenido trascendencia en el marcador o en la eliminatoria... Pero cuando peor lo pasas es en categoría regional. Y eso que en Navarra la gente del fútbol es bastante correcta. Hubo una pequeña agresión en su día, un par más a asistentes... En esos momentos te planteas si merece la pena. Pero como a uno le gusta tanto, para cuando sales del vestuario ya se te ha pasado el disgusto.
Ha arbitrado diez clásicos entre Barcelona y Real Madrid. ¿Cuántas veces le han preguntado por cómo son Messi y Ronaldo en las distancias cortas?
–Esa es la pregunta del millón. En la Liga española tenemos el privilegio de tener a los mejores jugadores del mundo. El nivel es muy alto. Incluso los equipos que descienden, en otras Ligas jugarían competiciones europeas. Ahora estoy arbitrando a hijos de jugadores que en su día arbitré y les recuerdo cosas de sus padres. Es una generación entera que ha pasado por delante de mis ojos.
¿Cómo ha cambiado el arbitraje?
–El arbitraje es un servicio al fútbol y se tiene que ir adaptando al fútbol. El fútbol es mucho más rápido. Hoy los jugadores te hacen un control orientado hasta en Tercera y antes se paraba el balón y se reposaba. Si no lo preparas muy bien, vas por detrás. También el fútbol se ha ido convirtiendo en un negocio muy potente. Todos los clubes reciben 45 millones de euros cada año y pueden hacer grandes plantillas y ha hecho que todo sea más complejo a la hora de tomar las decisiones. Y los medios de comunicación también ahora son más numerosos. Se habla más horas de nosotros, hay redes sociales... como no sepas manejar todo eso lo tienes crudo.
¿Se ha sentido bien tratado por la prensa?
–En general, sí. Hace unos años mejor que ahora, porque creo que todo cansa. Me veían como un chico joven, aire fresco en el arbitraje y ahora me ven como lo peor. Pero en líneas generales, en Navarra me he sentido apoyado, quizás porque no puedo arbitrar a Osasuna (bromea). A nivel nacional, creo que también, aunque todo cansa. En esta recta final, te sientes valorado. Aunque siempre hay cosas que no gustan, más por el entorno, porque me llama mi madre y me dice: "Han dicho esto" o a los niños les dicen algo en el cole algún compañero... Pero por lo general, no me quejo.
¿Hay algún partido que le hubiera gustado arbitrar y no lo ha hecho?
–He arbitrado muchos partidos, en muchos sitios, pero hay dos que me hubiera encantado hacerlos alguna vez porque me han llamado mucho la atención: el Celtic-Rangers, el derbi escocés, y el Boca-River. Dos derbis impresionantes del mundo, que si no eres árbitro de su país no puedes hacerlos.
Hace 19 años no podía imaginar que iba a terminar arbitrando con VAR.
–Al principio de temporada no estaba contento, porque pensaba que podía ser un año tranquilo y el VAR iba a cambiarlo todo. Pero es una herramienta que nos ha hecho estar muy atentos y me alegro de haber arbitrado con VAR, porque en la posible ayuda que yo vaya a hacer a los árbitros, voy a saber cómo se vive desde el campo. Si cualquier persona en su trabajo tuviera un reloj que le avisara en un error, lo consideraría como una ayuda. Si hubiera tenido VAR antes, me habría ayudado a tomar la decisión correcta en esas seis-ocho jugadas importantes, me habría evitado los desvelos posteriores y el partido habría sido más justo. Pero ha llegado para quedarse. A nosotros nos ha ayudado y es una tranquilidad salir al campo sabiendo que no vas a tener un error manifiesto.
Ahora se valora más lo que hace el árbitro en el campo frente al físico.
–Va por modas. Antes se quería árbitros veteranos, después árbitros jóvenes, después atletas... Ahora como en el aspecto físico se ha logrado la excelencia, se busca un árbitro que se anticipe a lo que pueda pasar. Los tiempos cambian y el árbitro tiene que adaptarse a lo que le pida el fútbol.
Cada vez hay más árbitras.
–Sí, en el arbitraje, en el fútbol y en el deporte en general en España, y no hay más que mirar a los Juegos Olímpicos. Fui al último partido en El Sadar del play off de Osasuna y me quedé alucinado del partido y la cantidad de niñas que había viendo. Y en el arbitraje, las chicas que había hasta ahora eran las que venían a estudiar a la Universidad, pero ahora hay 10-12 chicas y es una gozada. A ver si conseguimos, como en Alemania que haya una chica arbitrando en Primera, o como en Francia. Han estado con el viento en contra y ahora están con el viento a favor y lo tienen que aprovechar.
Su despedida puede ser la final de la Copa del Rey.
–Cabe esa posibilidad. Si tengo la suerte de arbitrarla, será una alegría, porque será el último en España. Tengo un amistoso en Francia en junio, pero aquí sería la despedida como árbitro y nada mejor que una final de Copa.
¿Dónde está su futuro?

–Todavía no se puede hacer oficial, pero estaré vinculado al arbitraje. Seguiré en el Comité Técnico de Árbitros donde pueda echar una mano a las nuevas generaciones. Seguro que el que ascienda en mi lugar va a llegar más preparado.

jueves, 16 de mayo de 2019

ALBERTO UNDIANO MALLENCO DIRIGIRÁ EL REAL MADRID-BETIS ARROPADO POR TODA SU FAMILIA



EL 25 DE MAYO ARBITRARÁ LA FINAL DE LA COPA DEL REY: BARCELONA-VALENCIA EN EL BENITO VILLAMARÍN 

EL 15 DE JUNIO EN PAMPLONA RECIBIRÁ UN HOMENAJE DEL FÚTBOL NACIONAL



Alberto Undiano Mallenco dirá este domingo adiós al arbitraje en Primera División tras 19 años en la elite del fútbol español. Y lo hará en el Bernabéu con motivo del encuentro entre el Real Madrid y el Betis (12.00 h.), que será el número 348 del colegiado internacional navarro en la máxima categoría, una espectacular cifra que le convierte en el trencilla con más encuentros en LaLiga. El segundo es el ya retirado Eduardo Iturralde González (291).


Undiano tendrá como árbitro VAR en el Bernabéu a su compañero el también navarro Eduardo Prieto Iglesias. No obstante, su último encuentro oficial apunta a que será la final de la Copa del Rey, que se disputará el sábado 25 de mayo en Sevilla, con Barça y Valencia en la lucha por el título. De esta forma pondrá fin a 25 años arbitrando desde su debut en Tercera División, en el año 1994. Ascendió a Primera División con solo 26 años y ostentó el título de ser el colegiado más joven de la historia hasta la llegada de Javier Alberola Rojas.


El colegiado navarro cumplió 45 años el pasado 8 de octubre, llegando así a la edad límite permitida dentro del arbitraje español. El Real Madrid es el equipo al que más veces ha arbitrado (59) desde que debutara ante los blancos, el 28 de enero de 2001 (0-1 en Mestalla). En Ligahan sido 51 partidos, siete en la Copa del Rey (sin ninguna derrota blanca) y uno en la Supercopa de España. Con Undiano, el equipo merengue firmó 37 victorias, 9 empates y 13 derrotas; vio un total de 168 tarjetas amarillas y sufrió ocho expulsiones (siete por doble amarilla y otra por roja directa).

El Real Madrid, en definitiva, ganó un 62,7 % de los encuentros en los que le pitó el navarro, un registro muy similar al del otro grande de LaLiga, el FC Barcelona, que en los 57 partidos que le dirigió Undiano alcanzó un 60 % de triunfos, aunque los azulgrana casi siempre se sintieron perjudicados en los Clásicos de la dilatada carrera del pamplonés, un total de 10. El último fue el pasado 2 de marzo en el Bernabéu, cuando el conjunto de Ernesto Valverde se impuso por 0-1 gracias a un tanto de Rakitic.
Undiano no sancionó una agresión de Sergio Ramos a Leo Messi. El capitán blanco golpeó a Leo de forma deliberada y antes le zancadilleó, en otra acción sin castigo. También debió amonestar a Reguilón y a Casemiro por sendas entradas, y a Marco Asensio por tirarse en el área. El navarro, licenciado en Sociología y Ciencias Políticas, fue demasiado benevolente con un Real Madrid ante el que colgará el silbato en LaLiga.